Menu Close

¿Cómo ayudan las mascotas de terapia a los ancianos?

Si tienen un gato o un perro en su vida, entonces saben ;a alegría les brindan todos los días. A veces, a medida que las personas mayores envejecen, es difícil manejar el cuidado de una mascota, aunque si pudieran beneficiarse de tener un compañero peludo.

Aquí es donde la terapia con mascotas puede ayudar. ¿Cómo ayuda esta forma de terapia a los adultos mayores?

Se ha demostrado que la terapia con mascotas beneficia significativamente a las personas mayores de diversas formas. La compañía de animales, como perros y gatos, puede disminuir los sentimientos de aislamiento y soledad. La presencia de mascotas también puede disminuir la presión arterial y reducir el estrés, promoviendo una mejor salud física. Además, la interacción con las mascotas a menudo genera alegría y trae recuerdos, apoyando así el bienestar emocional y la función cognitiva.

Los animales de terapia con mascotas pueden brindar a las personas mayores una mejor calidad de vida, una mejor salud física y un impacto positivo en la salud mental.

En este artículo, profundizaremos en todo lo relacionado con la terapia con mascotas, explicando qué es y cómo funciona. También profundizaremos en los beneficios anteriores. Si tiene un padre anciano o un ser querido en su vida que cree que podría usar la terapia con mascotas, este es el artículo para ustedes.

Personas Mayores Y Mascotas

En los últimos años, cada vez más personas mayores encuentran compañía en las mascotas.

Beneficio de la Terapia con MascotasExplicación
Mejora de la Interacción SocialLas mascotas proporcionan un tema común de conversación e interés compartido que puede ayudar a los ancianos a conectar con los demás. La interacción social ayuda a reducir los sentimientos de aislamiento y soledad.
Reducción de Estrés y AnsiedadInteractuar con las mascotas tiene un efecto calmante, liberando endorfinas que tienen un impacto relajante en el cuerpo. Puede disminuir la presión arterial, reducir los niveles de cortisol y ayudar a disminuir los sentimientos de estrés y ansiedad.
Mejora de la Salud FísicaLa ligera actividad física involucrada en el cuidado de las mascotas (por ejemplo, pasear a un perro) puede contribuir a mejorar la salud cardiovascular, disminuir la presión arterial y mantener la condición física general. El movimiento regular también puede reducir la rigidez de las articulaciones y mejorar la movilidad.
Estimulación CognitivaCuidar e interactuar con las mascotas puede estimular la memoria, la concentración y las habilidades organizativas. Las mascotas pueden proporcionar un sentido de rutina y responsabilidad que puede ayudar a retrasar el declive cognitivo.
Bienestar EmocionalLas mascotas ofrecen amor y compañía incondicionales, mejorando el estado de ánimo y creando sentimientos de satisfacción. Su presencia también puede proporcionar consuelo, reducir la depresión e incrementar el sentido de propósito.
Aumento de la AutoestimaLa responsabilidad de cuidar a una mascota puede proporcionar una sensación de logro y propósito. Esto puede ayudar a aumentar la autoestima y el sentido de valía.
Mejora del Manejo del DolorLos estudios han demostrado que la interacción con las mascotas puede ayudar en el manejo del dolor. La distracción y relajación provocadas por su presencia pueden conducir a una reducción de las percepciones de dolor.
Promueve la RutinaCuidar a una mascota implica una rutina, que puede proporcionar estructura y un sentido de normalidad al día de un anciano. Esto puede ser particularmente útil para aquellos con problemas de memoria.

Las mascotas ofrecen a las personas mayores amor y apoyo incondicionales, lo que puede ser beneficioso para su salud y bienestar en general.

Los estudios han demostrado que las personas mayores que tienen mascotas tienden a vivir más tiempo, tienen niveles más bajos de presión arterial y colesterol, y experimentan menos ansiedad y depresión que aquellos que no tienen mascotas.

¡No hay duda de que las personas mayores y las mascotas forman un buen equipo!

Pero, ¿y si la persona mayor ya no puede cuidar a una mascota? Muchas personas mayores se encuentran en esta situación y puede ser difícil de manejar.

Aquí es cuando el uso de los servicios de terapia con mascotas puede ser útil.

Los beneficios de la terapia con mascotas

La terapia con mascotas, también conocida como terapia asistida con animales, es un medio terapéutico para tratar problemas de salud física y mental a través de interacciones con animales.

Este servicio se ofrece con frecuencia en hospitales, instituciones de salud mental, centros de atención a largo plazo e incluso prisiones.

Una persona puede tener su propio animal de servicio o simplemente visitar los lugares que proporcionan un animal.

La terapia con mascotas tiene una miríada de beneficios para las personas mayores, como los puntos que mencionamos en la introducción.

Hablemos de estos, para que pueda decidir si la terapia con mascotas es adecuada para la persona mayor en su vida.

Menos riesgo de enfermedad cardíaca y alto colesterol 

Si su persona mayor tiene colesterol alto, es más probable que termine con una enfermedad cardíaca.

Si bien modificar la dieta puede reducir el colesterol, también les puede ayudar a hacer más ejercicio.

Es por eso que un artículo de Harvard Health dijo que tener un perro es muy útil, ya que una persona mayor más activa puede tener triglicéridos y colesterol más bajos.

En caso de que no esté familiarizado, los triglicéridos son un tipo de éster de ácidos grasos y glicerol.

Tiene un riesgo elevado de contraer una enfermedad cardíaca cuando sus niveles de triglicéridos son demasiado altos.

Al controlar tanto el colesterol como los triglicéridos, su adulto mayor podría tener un corazón más sano.

También contribuye a la salud del corazón que el artículo de Harvard señala que la naturaleza calmante de los perros puede reducir la presión arterial.

Harvard también menciona que “tener una mascota, especialmente tener un perro, probablemente se asocie con un menor riesgo de enfermedad cardiovascular”.

Menos aislamiento

Es fácil que las personas mayores se sientan solas, especialmente si viven en un centro o por su cuenta.

Puede tratar de visitarlo con la mayor frecuencia posible, pero su mayor todavía pasa mucho tiempo solo.

Tener una mascota significa que nunca están realmente solos.

Tienen un compañero incansable que quiere estar cerca de ellos todo el día.

Eso elimina o al menos reduce severamente la soledad y el aislamiento.

Mejor socialización

Un gato o un perro de terapia también permite que una persona mayor agudice sus habilidades de socialización.

El animal actúa como una caja de resonancia, lo que permite que la persona mayor diga lo que tenga en mente sin temor a venganza o juicio.

Después de todo, los animales dan amor incondicional y permiten que las personas mayores hablen honestamente sobre sus emociones y preocupaciones sin las consecuencias que podrían derivarse de hablar de la misma manera con los miembros de la familia.

En ese sentido, la terapia con perros o gatos se convierte en una boya emocional. Son amigos peludos que siempre están ahí cuando el adulto mayor los necesita.

Fomenta la actividad física

Tener una mascota es mucho trabajo. Los perros requieren paseos al aire libre varias veces al día. Para los gatos se necesita cambiar la caja de arena, alimentarlos y una buena sesión de juego.

Si su adulto mayor tiene una mascota, obtendrá un beneficio terapéutico al ser mucho más activo, quizás más de lo que ha sido en años.

Mejor Salud Mental

Según un estudio de 2009 en Terapias complementarias en la práctica clínica, existe un vínculo entre la terapia con mascotas y la salud mental de una persona mayor.

Los datos señalaron que las personas mayores que tenían mascotas experimentaron un aumento en su frecuencia respiratoria.

Además, tenían menos ansiedad, dolores y mejores niveles de energía.

También habían mejorado su salud mental porque no se sentían tan solos y tenían un compañero para compartir sus días.

¿Cómo funcionan las visitas terapéuticas de mascotas para personas mayores?

Dijimos antes que tener un gato o un perro puede hacer que la persona mayor se levante y se mueva.

Por supuesto, no siempre es recomendable que todas las personas mayores sean tan activas, por lo que pueden optar por visitas terapéuticas de mascotas.

¿Cómo funcionan estas visitas de mascotas? Aquí hay una descripción general:

Paso 1: discuta la idea de la terapia con mascotas

Comuníquese con el médico o terapeuta de su adulto mayor para conversar sobre la inscripción de su ser querido en un programa de terapia con mascotas.

Si el médico o terapeuta lo aprueba, puede continuar.

Si no creen que sea una buena idea, quizás es mejor esperar.

Paso 2: encuentre una mascota para su adulto mayor

Esta es la parte divertida, elegir un gato o un perro con el que su padre anciano pasará el tiempo. Los manipuladores de mascotas son profesionales con formación especial.

Poseen o trabajan con animales bien entrenados que se utilizan con fines terapéuticos.

El guía del animal acudirá a las sesiones de terapia para asegurarse de que su perro o gato se comporte de forma óptima.

Pueden buscar varios cuidadores hasta que elija el tipo de animal que cree que se adapta mejor a la personalidad y las necesidades individuales de su adulto mayor.

El manejador debe tener una certificación de terapia con mascotas.

Para obtener esta certificación, el gato o el perro deberán someterse a una evaluación de temperamento, entrenamiento de obediencia y un examen físico para asegurarse de que gozan de la mejor salud.

Paso 3: Plan para objetivos

Una vez que haya elegido a su mascota, querrá volver a hablar con el médico o terapeuta de su adulto mayor para analizar los objetivos de este tipo de terapia.

¿Es para mejorar la salud cardiovascular de las personas mayores, darles más ejercicio físico, brindarles apoyo social o mejorar su salud mental?

Cualquiera que sea el objetivo, el médico o terapeuta diseñará un plan. 

Paso 4: La reunión inicial

Ahora, puede presentar el gato o el perro a su persona mayor.

Es posible que vean a la mascota de terapia varias veces a la semana o todos los días, según el arreglo entre usted, el médico, el terapeuta y el cuidador de la mascota.

Durante este tiempo, estará en contacto con todas las personas mencionadas anteriormente para asegurarse de que la terapia con mascotas progrese según lo esperado.

¿Las mascotas robóticas pueden ayudar con la demencia?

Si, por casualidad, no puede conseguir una mascota real para su adulto mayor, hay otras opciones.

Sorprendentemente, la investigación ha encontrado que las mascotas robóticas brindan muchos de los mismos beneficios de la terapia con animales que discutimos anteriormente, como la disminución de la depresión, la soledad, los niveles de estrés y la ansiedad.

También son perfectos para personas mayores que tienen demencia o enfermedad de Alzheimer.

Porque ellos no son reales.

La demencia interfiere en la realización de las actividades de la vida diaria de una persona mayor, así como en la vida de quienes la rodean.

Pueden olvidar cosas como si comieron o no ese día o quiénes son, por lo que no se les debe dar la responsabilidad de cuidar a una mascota.

Sin embargo, las mascotas robóticas no necesitan que las alimenten ni les den agua.

Nunca tienen que ir al baño, por lo que no tienen que ir a caminar con ellos y correr el riesgo de olvidar dónde viven y quedarse perdidos.

Además, las mascotas robóticas no corren el riesgo de desarrollar enfermedades, jugar demasiado bruscamente, arañarlos, morderlos o lastimarlos.

Tampoco necesitan visitas al veterinario, por lo que no son una carga financiera.

Estas lindas mascotas falsas parecen reales y no son juguetes.

La programación de inteligencia artificial significa que algunos, como el cachorro de Ageless Innovation, responden a las voces, pueden abrir y cerrar la boca y ladrar, al tocarlos mueven su cabeza y el cuerpo, parpadean e incluso ¡tienen su propio latido del corazón!

Check The Price


Ageless Innovation también tiene un gato adorable para las personas mayores quienes prefieren los gatos.

Check The Price


Estos gatitos falsos responden a las caricias y los abrazos con un ronroneo retumbante que puedes sentir.

Abren y cierran la boca y pueden levantar una pata, mover la cabeza y el cuerpo y parpadear.

Su pelaje se puede cepillar, lo que hace para una mejor experiencia.

Incluso tienen una selección de colores: plateado/gris, atigrado naranja, blanco y negro o blanco cremoso.

Perros visitantes en hogares de ancianos

A algunos dueños de perros que tienen tiempo les encanta llevar a su perro a los hogares de ancianos. Según el servicio de paseo de perros Wag, estos perros deben exhibir ciertas calidades. Las cuales son:

  • La capacidad de permanecer quieto durante largos períodos.
  • Mantener la calma, incluso con olores, sonidos y movimientos repentinos
  • Fuerte comprensión de los comandos.
  • Que no hayan mordido a nadie en el pasado.
  • Un amor para la gente

Si bien estas visitas no suelen formar parte de la terapia asistida por animales, una persona que lleva a un perro a un hogar de ancianos una vez a la semana o al mes aún puede brindar una inmensa sensación de alegría a las personas mayores en asilos de ancianos.

Dependiendo de la extensión de la visita, incluso es posible que aquellos en el hogar de ancianos obtengan algunos de los beneficios que hemos mencionado.

¿Hay alguna desventaja de la terapia asistida con animales?

Con todos los beneficios que hemos presentado hasta ahora, es posible que se pregunte si existen desventajas en la terapia asistida por animales.

Potencialmente, sí, pero estas desventajas dependen de la persona mayor en cuestión.

Aquí hay algunas cosas que debe tener en cuenta si está considerando la terapia con mascotas para un padre anciano o un ser querido:

  • Si una persona mayor es alérgica a la caspa de perros o gatos, entonces la terapia con mascotas puede hacer más daño que bien. En tal situación, probablemente sea mejor usar una mascota robótica, ya que no tiene caspa.
  • Algunas personas mayores con sistemas inmunológicos comprometidos no deben estar expuestas a animales.
  • Lo mismo ocurre con las personas mayores que toman ciertos medicamentos, así como con aquellos que se someten a tratamientos médicos como radiación y con ciertas enfermedades.
  • Desafortunadamente, algunos pacientes de edad avanzada pueden tener una historia de agresividad y violencia, especialmente si tienen demencia o otros problemas de salud mental. Estas personas mayores probablemente no deberían participar en la terapia con animales o, si lo hacen, no deberían quedarse solos con el animal.
  • Algunas personas mayores también pueden tener miedo de los animales o incluso una aversión por ellos. En tal situación, ninguna forma de terapia asistida con animales seria buena para ellos.

Este artículo contiene enlaces de afiliados o patrocinados. Si compras algo a través de esos enlaces, es posible que obtengamos una pequeña comisión. Esto no te costará más. Solo recomendamos cosas que realmente creemos que son buenas, no solo para ganar dinero. Para obtener más detalles, consulta nuestro Descargo de Responsabilidad de Afiliados.

Skip to content