Menu Close

¿Cómo conseguir un poder notarial para una persona mayor con demencia?

Si su progenitor anciano redactó un testamento vital en el que le otorgaba a usted (o a alguien) un poder notarial duradero, entonces está bien atendido.

Pero si no lo hicieron y ahora se les ha diagnosticado demencia o Alzheimer, los documentos legales que firmen pueden considerarse inválidos.

La capacidad de una persona diagnosticada de demencia para firmar documentos legales puede variar enormemente en función de la capacidad mental del individuo en el momento de firmar los documentos.

El factor clave es si la persona tiene la capacidad mental para comprender las implicaciones del documento que firma.

He aquí algunos puntos a tener en cuenta:

  1. Evaluación de la capacidad mental: Una persona con demencia en fase inicial puede tener aún la capacidad de entender y tomar decisiones sobre documentos legales. Es importante evaluar su capacidad mental en el momento de la firma. Esta evaluación suele realizarla un profesional médico.
  2. Naturaleza del documento: La complejidad del documento y la decisión que se tome pueden afectar a la capacidad de una persona para comprenderlo. En el caso de decisiones más sencillas, la persona puede seguir teniendo capacidad suficiente.
  3. Requisitos legales: Las distintas jurisdicciones tienen diferentes normas legales sobre lo que constituye capacidad mental para firmar distintos tipos de documentos legales (como testamentos, contratos, poderes, etc.). Es importante consultar a un profesional del derecho de su jurisdicción para conocer estos requisitos.
  4. Testigos y asesoramiento jurídico: Contar con un profesional del Derecho que participe en el proceso y con testigos que puedan dar fe de la comprensión y la voluntad de la persona puede ser crucial, sobre todo si el documento puede ser impugnado más adelante.
  5. Documentación de la capacidad: Puede ser útil disponer de una evaluación médica de la capacidad de la persona cerca del momento de la firma del documento, para aportar pruebas de su capacidad de comprensión y consentimiento.
  6. Consideraciones éticas: Es importante asegurarse de que la persona con demencia no está siendo coaccionada o influenciada indebidamente en su toma de decisiones.

¿Qué hacer si la persona con demencia no es mentalmente competente?

Cuando un familiar con demencia es considerado mentalmente incompetente, hay varias medidas que pueden tomarse para garantizar su bienestar y gestionar sus asuntos.

Así, para obtener derechos legales sobre los asuntos económicos y médicos de sus padres, puede que tenga que acudir a un juez para obtener una curatela y/o tutela.

No es lo mismo que un poder notarial completo, pero le dará derecho a decidir sobre asuntos económicos y médicos en nombre de su progenitor anciano.

Recursos adicionales:

Recuerde que se trata de directrices generales y que los detalles específicos pueden variar.

Consultar con un abogado especializado en derecho de la tercera edad en su zona es crucial para navegar por el proceso legal con precisión y proteger los mejores intereses de su ser querido.

Espero que esta información le aclare más las cosas y le ayude a tomar decisiones informadas para su ser querido con demencia.

Skip to content