Menu Close

13 Consejos Sobre Cómo Hablar Con un Padre Mayor con Demencia

come hablar con un hombre con demencia

Si te resulta difícil hablar con un padre o ser querido que sufre de demencia, estos 13 consejos siguientes pueden ayudarte:

  1. Aborda las conversaciones con gentileza y calma.
  2. Sé lo más directo posible (es decir, usa nombres en lugar de pronombres).
  3. No intentes corregirlos constantemente.
  4. Evita hacer preguntas abiertas.
  5. No les des más de dos opciones.
  6. Evita usar lenguaje infantil y hablarles como si fueran niños.
  7. Habla más sobre el pasado que sobre el presente o el futuro.
  8. Utiliza el lenguaje corporal y el contacto visual para expresar tus sentimientos y pensamientos.
  9. Es posible que debas contar o aceptar una mentira.
  10. Elimina las distracciones ambientales.
  11. Si son bilingües, puede ser útil hablar en su idioma nativo.
  12. Sé comprensivo y apoya sus limitaciones.
  13. Habla a su nivel de los ojos.

A medida que nuestros seres queridos envejecen, no es raro que comiencen a mostrar signos de demencia.

Este puede ser un momento difícil tanto para el individuo como para sus familiares, mientras se ajustan a los cambios en las habilidades y comportamiento de su ser querido.

Puede ser un desafío saber cómo comunicarse con un padre que tiene demencia.

El primer paso es tratar de entender en qué etapa de la demencia se encuentran, porque cada etapa presenta diferentes desafíos. Por ejemplo, en las etapas iniciales, su ser querido puede ser capaz de tener conversaciones y seguir instrucciones simples.

Sin embargo, a medida que la demencia avanza, pueden tener más dificultades con la comunicación y pueden confundirse o agitarse fácilmente.

Entonces, antes de repasar nuestros consejos, déjame darte una breve explicación de qué síntomas de demencia se pueden esperar en cada una de las 4 etapas de la demencia.

Cómo Hablar con Alguien en Cada Etapa de la Demencia

Hay 4 etapas de la demencia:

  1. Etapa Temprana
  2. Etapa Intermedia
  3. Etapa Avanzada
  4. Etapa Final

Los métodos utilizados para comunicarse con alguien en cada una de estas etapas cambian. Aquí algunos detalles.

Etapa Temprana de la Demencia

Un diagnóstico temprano puede ser un gran alivio tanto para la persona con demencia como para su familia, pero también puede ser muy aterrador.

El pensamiento de perder la memoria y la capacidad de pensar con claridad es aterrador para cualquiera. Lo más importante que puedes hacer en esta etapa es hablar con tus padres sobre lo que están experimentando.

Es importante tranquilizarlos y asegurarles que estás ahí para apoyarlos y acompañarlos en esto.

La mayoría de las personas en las etapas tempranas de la demencia todavía pueden vivir solas y hacer la mayoría de las cosas por sí mismos. Sin embargo, es posible que notes que están comenzando a perder el enfoque y la capacidad.

Esto puede llevarlos a veces a necesitar recordatorios sobre tareas que deben completarse o información que necesitan en ese momento (como saber las palabras adecuadas para usar).

La persona con demencia en etapa temprana podría no saber lo que está haciendo o cómo hacer las cosas, pero no es debido a una falta de capacidad cerebral.

En cambio, esto se debe a que su juicio ha sido afectado por esta enfermedad y puede llevarlos a situaciones peligrosas donde más se necesita ayuda de cuidado.

Durante este tiempo, amigos y familiares deben estar siempre vigilantes; pueden dar recordatorios a través de notas en post-its colocados comúnmente en lugares donde su memoria podría fallar.

No te sorprendas si ocasionalmente se caen sin previo aviso, o se olvidan de comer una comida regular.

Olvidar comer es uno de los problemas más comunes que enfrentan las personas con demencia, simplemente olvidan que tienen hambre, ¡no es que no quieran comer!

Elimina las opciones múltiples, proporciona no más de 2 opciones a la vez. (Ejemplo: ¿Te gustaría un sándwich de atún o un bol de sopa para el almuerzo?)

Etapa Intermedia de la Demencia

La etapa intermedia de la demencia puede ser aterradora para los cuidadores familiares. Las personas en esta fase tendrán dificultades para entender explicaciones y completar tareas, por lo que es muy importante que se mantengan enfocados en la tarea en curso con atención cercana a lo que están haciendo ahora mismo.

No esperes que sigan órdenes que implican más de un paso.

La persona puede encontrar difícil la secuenciación de tareas debido a las mayores demandas en sus procesos cognitivos. Requieren más señales físicas o verbales para completar estas operaciones complejas con éxito sin cometer errores que puedan ponerlos en peligro.

La etapa intermedia es también cuando puedes observar un comportamiento más agresivo de tu ser querido. Pueden volverse física y/o verbalmente agresivos hacia ti y hacia los demás.

También pueden volverse paranoicos, temiendo que otros les estén robando o que les vayan a hacer daño de alguna manera.

En esta etapa intermedia, también puedes observar el síndrome del ocaso, que es cuando se vuelven más agitados, ansiosos y alertas durante las últimas horas de la tarde o el principio de la noche.

Cuando hables con alguien en la etapa intermedia de la demencia, tendrás que seguir proporcionando información paso a paso. Tu ser querido puede volverse no verbal y en lugar de eso repetir las mismas pocas palabras una y otra vez.

Etapa Avanzada de la Demencia

En esta etapa avanzada de la demencia, tu ser querido requiere supervisión las 24 horas del día. Es probable que no puedan entender lo que dices en absoluto, pero aún pueden interpretar tu lenguaje corporal y tono de voz.

Por lo tanto, habla lo más suavemente posible pero lo suficientemente alto como para que te puedan escuchar. Agáchate a su nivel de los ojos y mantén tus oraciones cortas y al punto.

Probablemente no reconocerán objetos, por lo que un tenedor o un vaso será igual para ellos. Es probable que necesites colocar tu mano sobre la suya para ayudarles con tareas como comer y beber.

Mantén el entorno a su alrededor tranquilo y en paz.

Etapa Final de la Demencia

He ayudado a tratar a muchos pacientes en esta etapa durante mi carrera en Terapia Ocupacional y el objetivo en este punto es simplemente cuidarlos, hacerlos sentir lo más cómodos posible.

Es probable que no comprendan lo que estás diciendo, pero nuevamente pueden responder a tu lenguaje corporal y tono de voz, si están despiertos en absoluto.

El señalamiento físico es la mejor manera de comunicarse con alguien en esta etapa final de la enfermedad.

13 Consejos Sobre Cómo Hablar con Alguien con Demencia

Tener un padre o ser querido con demencia puede ser estresante y abrumador tanto para ellos como para ti.

Después de todo, puede ser desgarrador ver a tus padres luchar con los signos de la demencia, como la pérdida de memoria, dificultades para resolver problemas y realizar tareas familiares, confusión y mucho más.

Por supuesto, algunos pacientes con demencia se vuelven no verbales, especialmente en la etapa avanzada de su enfermedad. A menudo, esto requiere que los cuidadores familiares aprendan nuevas estrategias de comunicación.

Deben ser más expresivos con sus expresiones faciales y lenguaje corporal, y por supuesto, deben ser más pacientes al intentar comunicarse.

Lleva un poco de tiempo para que amigos y familiares se acostumbren a las nuevas habilidades de comunicación necesarias cuando hablan con un ser querido con demencia, pero vale la pena a largo plazo.

Si tu ser querido tiene dificultades para entender lo que estás diciendo, estos consejos de comunicación deberían ayudar:

1. Usa una Voz Calma y Gentil

Enfócate en mantener una voz calmada y gentil siempre que hables con tu ser querido con demencia. Evita elevar la voz, sin importar cuán enojado o frustrado puedas estar durante una conversación.

Aunque no quieras hablarles con condescendencia a tus padres, necesitarás cambiar cómo les hablas y tu tono de voz. Después de todo, la forma en que hablas con alguien es tan importante como lo que les estás diciendo.

Ten en cuenta que tienen problemas de memoria: es probable que no recuerden tu conversación, así que no esperes que lo hagan.

2. Sé Directo

Sé muy específico en las palabras que utilizas.

Cuando hables con alguien que tiene demencia, evita usar pronombres y términos vagos como “ella fue al parque” o “está allí”.

En su lugar, reemplázalos por “Diane fue al parque” y “el tenedor que necesitas está en la encimera junto al tostador”.

La demencia puede hacer que sea muy difícil para tu padre mayor seguir conversaciones como solían hacerlo. Pueden distraerse un poco o perder el hilo en medio de la historia.

Incluso pueden seguir haciéndote preguntas mientras hablas. Esto suele suceder porque han perdido el seguimiento de tu historia, incluso si solo has estado hablando durante un minuto.

Por eso es más importante ahora que nunca que cuando hables con un padre con demencia, utilices palabras simples.

Concédeles tu atención completa, usa frases cortas y habla con claridad.

  • No cuentes historias largas ni hagas preguntas largas; tu ser querido podría no poder seguirlas.
  • Evita detalles como qué alguien llevaba puesto o comió. Si el detalle no es importante, no lo menciones.
  • Haz afirmaciones cortas y precisas.
  • Evita los pronombres. Si estás hablando de tu hermana Diane, sigue diciendo el nombre Diane en lugar de “ella” o “su”.
  • Mantén contacto visual y míralos mientras hablas.

Algunos trucos que aprendí como Terapeuta Ocupacional fueron…

  • Cuando hables con un ser querido mayor con demencia, es una buena idea dedicar el 80% al 90% de la conversación a ELLOS, sobre lo que ELLOS quieren hablar en lugar de lo que tú quieres hablar. Esto no solo les da cierto control, sino que les permite hablar sobre lo que conocen. En otras palabras, ESCÚCHALOS más que HABLARLES.
  • Mantén tu voz tranquila incluso si mamá o papá comienzan a gritar o reaccionar exageradamente. A veces es difícil, lo sé, pero es muy importante.
  • Reformula tu pregunta/comentario de diferentes maneras en lugar de repetirla. He visto a tantos hijos adultos repitiendo las mismas palabras una y otra vez deseando desesperadamente que sus padres los entiendan, cuando la verdad es que eso nunca iba a suceder.
  • Redirige su atención hacia otra cosa si la conversación actual parece angustiarlos.
  • Vale la pena repetirlo: ESCÚCHALOS más que HABLARLES.

3. No Intentes Corregirlos Constantemente

Cuando trabajaba como Terapeuta Ocupacional, tuve que hablar con muchos familiares sobre intentar corregir a sus padres o seres queridos cuando estos se equivocaban en detalles, nombres o eventos.

El familiar intentaba decirle a su padre: “No, no fue la Tía Suzy quien adoptó un perro, fue la Tía Mary.” O “No, papá, Bill no fue quien te compró este suéter, fue Jim.”

¡Todo esto no hacía más que molestar y confundir a su familiar! Al final del día, ¿realmente importa quién hizo qué o quién compró qué… o cualquiera que sea el problema?

Simplemente acepta que tu padre está pensando en la Tía Suzy o en Bill cuando los menciona y deja ir lo demás. Tanto tú como ellos estarán más tranquilos y felices si haces esto.

4. Evita Preguntas Abiertas

No hagas preguntas abiertas. Pueden ser demasiado difíciles para alguien con demencia pensar o responder.

Imagina tratar de entender los matices de una pregunta como: “Mamá, ¿tienes ganas de comida italiana? ¿Qué quieres que prepare para la cena?”

Para responder, mamá tendría que pensar y filtrar a través de posibilidades potencialmente numerosas, y luego aceptar o descartarlas a medida que se le ocurran. Eso puede ser abrumador para alguien con dificultades cognitivas.

En su lugar, haz preguntas cortas y precisas a tus padres: “Mamá, ¿tienes frío? ¿Te gustaría ponerte tu suéter?”

5. Evita Darles Más de Dos Opciones

Evita preguntas donde haya demasiadas decisiones para alguien con problemas cognitivos seguir.

6. No Hables con Condescendencia

Respeta que tus padres mayores siguen siendo adultos.

Aunque ahora seas el cuidador de tus padres, eso no significa que debas hablarles con condescendencia de ninguna manera.

Hablar con tu mamá o papá como si fueran niños o usar un lenguaje infantil puede ser bastante embarazoso y degradante para ellos.

Puede que no entiendan todo lo que dices, pero siguen siendo adultos y están haciendo todo lo posible por mantener una conversación contigo.

7. Habla Más Sobre el Pasado

La demencia a menudo priva a alguien de su capacidad para recordar eventos nuevos y recientes. Sin embargo, la mayoría de las personas mayores conservan su memoria a largo plazo en cierta medida.

Entonces, si puedes mantener las conversaciones sobre eventos pasados, ambos pueden tener una experiencia más agradable. Algunos ejemplos de qué hablar son:

  • ¿Qué juegos disfrutabas jugando cuando eras más joven?
  • ¿Recuerdas a tu primer novio o novia?
  • ¿Qué solían hacer tú y tus amigos juntos cuando eran adolescentes?
  • ¿Tu madre era buena cocinera?
  • ¿Tenías un cereal favorito cuando eras niño?

Cualquier cosa que puedas preguntarles o hablarles sobre su pasado puede ayudarles a sentirse con control en lugar de sentir que no pueden responder porque simplemente no recuerdan lo que desayunaron esa mañana.

8. Considera Tu Lenguaje Corporal

Aunque tu ser querido con demencia puede que no entienda tus palabras, es posible que entienda tu lenguaje corporal. Además, el contacto visual mientras hablas también puede ayudar.

Los humanos nos comunicamos con palabras, pero las señales no verbales y el lenguaje corporal son quizás igual de importantes.

Incluso si tu ser querido con demencia no entiende completamente lo que estás diciendo, es posible que puedan leer tu lenguaje corporal y entender lo que está sucediendo.

Enfócate en cómo te comportas y te expresas durante las conversaciones.

Si te sientes feliz al contar una historia o hacer una pregunta, asegúrate de sonreír o reír cuando sea apropiado. Si deseas reconfortar a tu padre, intenta un toque suave como tomar su mano o darle un abrazo.

El contacto físico puede ser muy importante para una persona con demencia, dependiendo, por supuesto, de esa persona en particular.

También puede ayudar usar comunicación no verbal, como gestos y señalar para llamar su atención sobre algo de lo que estás hablando.

Esto puede ser una herramienta poderosa para ayudar a tu padre a asociar lo que estás hablando con un objeto físico.

Nuevamente, mantén contacto visual directo con ellos. Las comunicaciones cara a cara suelen ser la mejor manera de mantener una conversación con alguien que sufre de demencia.

9. Mentira Terapéutica

Decir una mentira directa o seguir una mentira es algo que muchos cuidadores de adultos mayores con demencia a menudo tienen que hacer.

La intención detrás del acto de mentirle a alguien con demencia muchas veces es evitar molestar a esa persona con la realidad, lo cual a menudo causa angustia innecesaria.

Prestar atención cercana a los recuerdos de alguien con demencia en lugar de corregir cualquier falsedad puede ayudar a todos los involucrados.

10. Elimina las Distracciones

Junto con la demencia viene la lucha por mantener el enfoque en medio de las distracciones ambientales.

De hecho, puede ser imposible para tu mamá o papá concentrarse al 100% cuando estás hablando con ellos.

Por eso es importante asegurarse de eliminar todo tipo de distracciones auditivas y visuales si se necesita tener una conversación importante con tu ser querido mayor.

Esto puede ser desde apagar el televisor o la radio hasta ir a una habitación privada donde haya menos personas.

Dales la oportunidad de enfocarse en ti y exactamente en lo que estás diciendo si es realmente importante.

Pero recuerda que solo puedes hacer tanto para captar la atención y el enfoque de tus padres.

También ten en cuenta que tendrán días buenos y días malos, así que no asumas que apagar la televisión es todo lo que tu ser querido necesita para enfocarse en lo que estás diciendo.

Deja las conversaciones para otro día si pueden esperar.

11. Habla en Su Idioma Nativo

La Asociación de Alzheimer informa que, dependiendo del estado de la demencia, las personas mayores pueden volver a utilizar el idioma que hablaban en su juventud.

Por ejemplo, mi madre nació en Italia y creció hablando italiano. Aprendió a hablar español cuando vivíamos en Venezuela y luego aprendió inglés cuando nos mudamos a Estados Unidos.

Si hubiera sido diagnosticada con la enfermedad de Alzheimer o demencia, es posible que hubiera olvidado fácilmente cómo hablar inglés y posiblemente español a medida que la enfermedad avanzaba y que volviera a hablar italiano.

Si esto es cierto para tu padre o madre y hablas el idioma de su infancia, hacerlo puede ser una excelente manera de superar problemas de comunicación.

12. Sé Solidario

Apoyar a tu ser querido es lo más importante que puedes hacer para ayudarlos en este momento difícil.

La pérdida de memoria y el pensamiento más lento pueden ser bastante embarazosos, así que lo último que quieres hacer es señalar estos problemas. En su lugar, elogia las habilidades que aún pueden realizar.

Otra forma de ser solidario es reduciendo el estrés en los detalles.

En otras palabras, está bien si tu ser querido no recuerda todos los detalles menores de un evento o una persona, o si tienen dificultades para entender cosas simples. Intentar corregirlos constantemente no solo será embarazoso para ellos, sino también frustrante para ti.

13. Habla a la Altura de Sus Ojos

Dominar a alguien puede ser intimidante (¡y también duro para su cuello si tienen que seguir mirándote hacia arriba!). Y es fácil que alguien se distraiga si intentas mantener una conversación pero estás de espaldas a ellos.

Es mejor estar a la altura de los ojos cuando hablas con un padre que tiene demencia. De esa manera, puedes tomar su mano y mirarlos a los ojos.

Será más fácil para ti saber que están interactuando contigo y más fácil para ellos leer tus sutiles gestos faciales.

A través de todo esto, recuerda estar agradecido por los buenos momentos y conversaciones que tienes con ellos. Intenta estar abierto a cualquier conversación que estén dispuestos a tener y simplemente disfruta el hecho de que están comunicándose.

Un diagnóstico de demencia puede ser bastante frustrante, tanto para las personas con demencia como para sus hijos adultos y familiares.

Después de todo, puede ser un poco abrumador asumir el rol de cuidador de tus padres. Esto es especialmente cierto cuando tus padres tienen dificultades de memoria o funciones diarias aparentemente simples como bañarse y cocinar.

Puede llevar mucho tiempo, pero es importante que trabajes en controlar tu frustración y enojo.

Debes entender que la mayoría de las tareas serán un poco más difíciles para tu ser querido a partir de este punto.

Enfócate en los aspectos positivos de tu relación y aprende a reducir tus expectativas sobre lo que tu padre puede hacer por sí mismo.

Pero recuerda que esto también es extremadamente frustrante para ellos.

Antes independiente, tu padre ahora tiene que depender de su propio hijo para pasar el día. Hay una pérdida significativa de libertad, y es posible que tu padre incluso sea reacio a aceptar tu ayuda.

Asegúrate de mantener la calma y comprende que tu padre no está haciendo o dejando de hacer algo a propósito para incomodarte.

Skip to content