Menu Close

Ayuda para lidiar con tus padres ancianos y obstinados

¿Entonces, cómo tratas con padres ancianos y obstinados? – Reconoce y acepta el hecho de que tus padres no están tratando de lastimarte. Intenta comprender por qué están siendo tercos y difíciles. Trátalos como los adultos que son, con total responsabilidad por sus propias acciones.

Cuidar a padres ancianos y obstinados puede presentar muchas situaciones difíciles y puede sobrecargar fácilmente a muchos hijos adultos.

Aprender cómo lidiar con padres mayores y constantes luchas de poder puede ser agotador y frustrante.

Pero, si tu padre o madre anciano actúa como un niño, si tu madre anciana es malintencionada y te da problemas constantemente, si estás tratando con padres ancianos que rechazan la ayuda, bueno, situaciones como esta pueden hacer que el proceso de cuidado sea aún más difícil.

La conclusión es que si tus padres ancianos están en pleno uso de sus facultades mentales, entonces las decisiones que tomen y las consecuencias de esas decisiones son propias de ellos.

Todo lo que puedes hacer es ayudar a guiarlos, pero debes darte cuenta de que no puedes obligarlos.

Los padres envejecientes pueden responder al consejo o ayuda con los problemas diarios por parte de sus hijos adultos insistiendo, resistiendo o persistiendo en sus formas u opiniones, comportamientos que comúnmente son percibidos como terquedad.

National Center for Biotechnology Information

Por supuesto, entiendo que esto no ayuda cuando ERES TÚ quien termina teniendo que sacarlos de cualquier situación en la que terminaron debido a su terquedad.

Tampoco ayuda si te encuentras en una lucha diaria de poder sobre situaciones que deberían ser fáciles de manejar.

Estoy aquí para decirte que lidiar con padres ancianos exigentes es un problema más común entre los cuidadores familiares de lo que podrías darte cuenta.

La mejor solución que puedo darte sobre cómo tratar con padres envejecientes tercos es utilizar todos los recursos disponibles para ti, de modo que no seas el único cuidador. ¡Y por supuesto, busca cuidados de relevo para obtener ayuda!

Distribuir las responsabilidades de cuidar a una persona anciana entre un grupo de personas, como amigos, familiares e incluso un cuidador profesional, hará la vida de todos los involucrados mucho más fácil.

Lo importante que debes saber es que su comportamiento no está destinado a lastimarte (al menos la mayoría del tiempo). Así que, no lo tomes de manera personal.

¿Por qué los adultos mayores son tan tercos?

¿Por qué los ancianos se vuelven malhumorados? Por lo general, la mayoría de las personas mayores no quieren admitir que están envejeciendo. También pueden tener miedo al estigma asociado con el envejecimiento, como la disminución de la actividad y la volverse física y mentalmente más vulnerables.

Los adultos mayores simplemente quieren mantener su independencia y manejar sus propias vidas el mayor tiempo posible.

No saben cómo lidiar con el envejecimiento y la pérdida de control que a menudo conlleva.

No es raro que los adultos mayores se resistan a probar cosas nuevas o correr riesgos.

Esto puede tener un impacto negativo en su vida social, ya que limita cuánto interactúan con sus hijos adultos (quienes podrían comenzar a ignorarlos) y otras personas, y les impide hacer nuevos amigos.

También puede llevar a la soledad, la cual está relacionada con un mayor riesgo de depresión e incluso en algunos casos, a una muerte prematura.

Existe evidencia sólida de que el aislamiento social y la soledad aumentan significativamente el riesgo de mortalidad prematura, y la magnitud de este riesgo supera el de muchos indicadores de salud principales…

American Psychological Association

Como Terapeuta Ocupacional, mi especialidad consistía en tratar a las personas mayores después de que hubieran sufrido una enfermedad o lesión grave.

A menudo trabajaba con las familias para obtener la mayor cantidad de información posible sobre mi paciente. Quería saber cómo era esa persona antes de enfermarse o sufrir la lesión.

Lo que observé con frecuencia es que la enfermedad o lesión tendía a exagerar los rasgos de personalidad de la persona. Lo que veía eran cosas como…

  • Si solían ser muy independientes, es probable que ahora fueran muy controladores y exigentes.
  • Si solían tener poca paciencia con los demás y consigo mismos, es probable que ahora estuvieran muy enojados e impacientes.
  • Si solían ser muy dulces y amables con los demás, esos rasgos tendían a estar más exagerados ahora.

Llamé a esto la “enfermedad del ‘más de'”. Sin importar cómo eran cuando eran más jóvenes, ahora simplemente son “más de” eso.

Por supuesto, esto no era cierto para cada individuo, pero ciertamente era lo que veía en la mayoría de los casos de mis pacientes.

Entonces, lo que estoy tratando de decir aquí es que lo que puedas ver como “un anciano terco” o una persona mayor molesta en realidad no es eso.

Puede ser simplemente que tu padre o madre mayor esté asustado y temeroso de perder el control que alguna vez tuvo y que protegió con tanto fervor.

Investigaciones realizadas por la Universidad Estatal de Pensilvania, el Instituto para un Envejecimiento Exitoso de Nueva Jersey y la Escuela de Medicina Osteopática de la Universidad Rowan encontraron que el 77% de los hijos adultos creen que sus padres son tercos cuando se trata de seguir sus consejos o buscar ayuda con problemas cotidianos.

Rose View Nursing and Rehabilitation Center

Además de la “enfermedad del ‘más de'”, existe la probabilidad de que tú y tus padres tengan dos conjuntos diferentes de objetivos.

Por ejemplo, tus padres tienen el objetivo de mantener su independencia, mientras que tu objetivo es tratar de mantenerlos seguros.

La Dra. Allison Heid, gerontóloga de las universidades Rowan y Penn State, llevó a cabo un estudio que se publicó en las Revistas de Gerontología, donde encontró que esta discrepancia en los objetivos es una fuente de dificultades entre los padres ancianos y sus hijos adultos.

En el estudio, la Dra. Heid explica que los objetivos de los padres pueden ser permanecer independientes y mantener su autonomía. Pueden lograrlo rechazando la ayuda, continuando conduciendo cuando probablemente no deberían hacerlo o negándose a cambiar sus arreglos de vida. Los objetivos de los hijos adultos pueden ser mantener a sus padres seguros al restringir su conducción, proporcionarles ayuda y alentarlos a considerar otros arreglos de vida que los hijos consideren más apropiados o más seguros que las situaciones de vida actuales. Estos objetivos diferentes pueden crear discordia en la familia debido al cambio en el equilibrio de poder que está teniendo lugar.

Californiamobility.com

Pero, sin importar cómo quieras llamarlo o cuál sea la razón, la situación sigue siendo la misma.

El cuidador debe aprender la mejor manera de cómo lidiar con padres ancianos que aparentemente no escucharán razones y a menudo no aceptarán una mano amiga.

Cualquier cuidador naturalmente comenzará a perder la paciencia con su padre o madre anciano.

Créeme, entiendo. Mi madre era increíblemente independiente y rara vez admitía que estaba equivocada o era difícil en cualquier aspecto.

Cuidar de ella a medida que envejecía fue tan difícil que mis hermanos y yo llegamos a la conclusión de que esta era la forma en que Dios hacía mucho más fácil para nosotros aceptar su muerte cuando sucediera.

Sé que suena duro, pero si estás lidiando con un padre anciano que parece ser persistentemente rígido y poco cooperativo, entonces creo que probablemente sabes a lo que me refiero y la situación en la que nos encontrábamos.

Desafortunadamente, en algunos casos, los signos del envejecimiento pueden incluir un comportamiento abusivo. Esto es especialmente cierto si un adulto mayor tiene una condición de salud mental subyacente como demencia o Alzheimer y comienza a sufrir pérdida de memoria.

Es importante recordar que sin importar cuán mal se comporte alguien debido a su enfermedad o edad, siguen siendo individuos con sentimientos y emociones.

¿Qué hacer cuando los padres ancianos se niegan a escuchar?

Cuando se trata de padres ancianos, hay muchas cosas que pueden ser difíciles en el proceso.

Uno de los aspectos más complicados es cuando un padre anciano se niega a escuchar y a seguir lo que para ti es sentido común en relación a su seguridad.

Lee nuestro artículo sobre Qué Hacer Cuando un Padre Anciano se Niega a Mudarse.

Después de todo, parece que tus consejos caen en oídos sordos y parece que ha sido así durante mucho tiempo.

Como dije antes, puedo darte 3 consejos sobre cómo lidiar con el comportamiento terco de los adultos mayores que se niegan a escuchar.

Estos son los que mis hermanos y yo aprendimos de nuestra propia experiencia al lidiar con nuestro propio padre anciano que se negaba a aceptar cualquier tipo de ayuda.

Consejos sobre cómo lidiar con padres ancianos irracionales

Estas técnicas sobre cómo tratar con padres que no escuchan pueden ayudarte en las difíciles tareas de cuidado que tienes por delante.

Verifica su Condición Médica No toda terquedad se debe a cambios de personalidad que vienen con la vejez.

Si su atención médica y sus medicamentos recetados han cambiado recientemente y notas que parece estar afectando sus habilidades para comunicarse y/o controlar sus emociones, el problema puede estar en la medicación que están tomando.

Quizás notaste que anoche se volvieron más enojados y menos pacientes de lo normal.

Si notas un patrón de esto que sucede en todo momento o en ciertos momentos del día, sería una muy buena idea hablar con tu médico de inmediato.

Hazte estas preguntas importantes:

  • ¿Se cuidan a sí mismos como solían hacerlo o hay un cambio notable?
  • ¿Se están volviendo más reclusos, dejando de visitar amigos o participar en actividades como solían hacerlo?
  • ¿Están perdiendo peso o parecen más cansados de lo habitual?
  • ¿Notas algún cambio en su apariencia física, hábitos intestinales, etc.?

Todas estas preguntas (y más) pueden ayudarte a determinar si algo médico está sucediendo y es hora de buscar ayuda médica de tu médico.

Reconoce y acepta el hecho de que tus padres no están tratando de lastimarte.

Aunque pueda parecerte que tus padres tercos están deliberadamente haciendo todo lo posible para hacer tu vida miserable, eso realmente no es el caso (al menos en la mayoría de los casos).

Creo que en la mayoría de los adultos mayores tercos, sus problemas podrían deberse a cualquiera de las siguientes razones múltiples:

  • Pueden estar enojados por haber perdido cierta independencia.
  • Pueden estar disgustados porque su vida no ha resultado como esperaban (arrepentimientos).
  • Pueden ser simplemente como siempre han sido, pero ahora que los estás cuidando, es más evidente.
  • Puede haber algún deterioro cognitivo que esté causando estos comportamientos difíciles.

Trata de entender por qué están siendo tercos y difíciles.

Escuchar a tus padres ancianos (aunque ellos quizás no te estén escuchando) es una parte muy importante de tratar con personas inflexibles y obstinadas, ya sean ancianas o no.

Al escuchar sus miedos, deseos y necesidades, es posible que estés en una mejor posición para encontrar una forma alternativa de comunicarte con ellos y razonar con ellos.

Por ejemplo: Puede ser que ENTIENDAN que sería mejor si se mudaran a una comunidad de vida asistida, PERO tienen miedo al cambio y simplemente no lo admitirán.

Al ayudarles a superar este miedo, puedes ayudarles (y a ti mismo) a atravesar esto sin enojarse mutuamente.

También debes darte cuenta de que muchos asuntos importantes relacionados con el envejecimiento son emocionales.

…las personas no son racionales en muchas cosas, especialmente cuando se trata de un problema que despierta ciertas emociones en ellas. Y los problemas que tocan aspectos de nuestra identidad, autoestima y autonomía, todos los cuales surgen cuando nos preocupamos por padres mayores, son especialmente propensos a desencadenar respuestas emocionales.

Dr. Leslie Kernisan on NextAvenue.org

Como continúa explicando la Dra. Kernisan en su artículo…

Puede que necesites invitar a tu padre o madre a compartir sus sentimientos diciendo algo como: “Realmente me importas y me gustaría asegurarme de entender más sobre lo que has estado sintiendo en esta situación.” Si puedes permitírtelo, considera invertir en unas cuantas sesiones con un terapeuta de relaciones u otra persona capacitada para facilitar conversaciones familiares.

La conclusión es hacer todo lo posible por dejar de lado tus propias emociones y centrarte en las necesidades de tus padres ancianos.

Trátalos como los adultos que son, con plena responsabilidad por sus propias acciones.

Cuando todo está dicho y hecho, tus padres son adultos. Eso significa que esta es su vida, sus decisiones y sus consecuencias.

Sé que, al final, es muy probable que sus consecuencias afecten TU vida. Lo entiendo. Créeme, lo entiendo.

Como mencioné antes, mi madre era extremadamente independiente y terca (siempre lo fue) y sí, sus decisiones finalmente nos afectaron de manera negativa.

Fue difícil para NOSOTROS aceptarlo, pero llegamos a la conclusión de que nadie puede controlar todos los aspectos de la vida de otra persona.

Hicimos todo lo posible por cuidar de nuestra madre porque la amábamos, y eso fue todo.

PERO, no evitamos hablar con ella sobre el impacto que sus decisiones tenían en nosotros.

Tratamos de ser muy cuidadosos y no culparla, simplemente queríamos que intentara ver las situaciones desde diferentes perspectivas, especialmente cuando se trataba de cuestiones de seguridad.

A veces funcionaba, a veces no.

¿Cómo lidiar con personas mayores tercas con demencia?

A medida que la demencia empeora, a veces empiezan a aparecer más comportamientos abusivos en la historia de la persona. En otras situaciones, puede ser un problema de salud mental lo que provoca ese comportamiento abusivo hacia la familia y los cuidadores.

La demencia es una enfermedad progresiva y degenerativa que causa un deterioro cognitivo significativo, así como una discapacidad física.

Las personas mayores son más susceptibles de desarrollar demencia debido a su edad y al deterioro de su condición física.

Si tu padre o madre con demencia se niega a recibir ayuda, por favor, comprende que esto no es nada inusual.

Es común que las personas mayores con demencia experimenten cambios de humor, pérdida de memoria, alucinaciones, delirios o paranoia.

Estos síntomas pueden convertirlos en pacientes difíciles para los cuidadores, ya que pueden rechazar alimentos o medicamentos, y volverse combativos o agitados.

Los problemas médicos que pueden causar demencia o el inicio del Alzheimer pueden provocar cambios en la personalidad y exacerbar comportamientos (como mencioné anteriormente con mi teoría sobre la “enfermedad del ‘más de'”).

Esto puede manifestarse como comportamiento terco por parte de tus padres ancianos.

Si tu padre o madre mayor sufre de demencia Y presenta comportamiento terco, el mejor consejo que puedo darte es que debes aceptar que eres TÚ quien debe realizar cambios en la forma en que abordas el cuidado.

En otras palabras, no puedes esperar que tus padres vuelvan a ser como eran el año pasado o incluso hace unos meses.

En este punto, es probable que no sean capaces de hacerlo.

Por supuesto, es extremadamente importante hablar con profesionales médicos (como tu médico y/o terapeuta) sobre este problema.

Entonces, ¿a qué me refiero con que tú cambies?

  • Usa nombres propios cuando hables con ellos. En otras palabras, deja perfectamente claro de qué estás hablando. Así que, aunque estés en medio de una conversación sobre zapatos rojos, no uses palabras como “ellos” o “eso”, en su lugar sigue utilizando la frase “zapatos rojos” mientras hablas. Sé que es una forma extraña de hablar, pero en mi experiencia, esto reduce las posibilidades de que la persona mayor se agite porque no entiende de qué estás hablando.
  • Comunica de manera asertiva. Trata de evitar estilos de comunicación pasivos o agresivos; en su lugar, utiliza la comunicación asertiva, lo que significa que expresas tus necesidades y deseos y al mismo tiempo respetas las necesidades y deseos de tu ser querido mayor.
  • Realiza una pregunta a la vez. Mantén las conversaciones simples y fáciles de seguir. Sin embargo, no les hables como si fueran niños. Sé que esto es una línea delgada. No uses un lenguaje infantil ni hables de forma condescendiente con tus padres. Simplemente, mantén las preguntas y afirmaciones simples. Puedes lograr mucho al mejorar la comunicación con tus padres mayores al mantener el habla muy sencilla.
  • No ofrezcas demasiadas opciones. Como máximo, ofrece dos opciones. “¿Te gustaría un sándwich o una sopa para el almuerzo?” Es menos para que piensen y procesen, pero aún les da la oportunidad de expresar su independencia al tomar una decisión.
  • Mantén la estimulación ambiental baja. Un entorno demasiado activo puede causar mucho estrés e inquietud, lo que a su vez puede hacer que tus padres parezcan poco cooperativos y tercos. Por lo tanto, tener la televisión encendida mientras tus hijos juegan en la misma habitación y hablar por teléfono con alguien no es uno de los mejores lugares para alguien con demencia.
  • Evita las discusiones. Mi hermana mayor tuvo problemas con esto. Ella caía en las provocaciones que nuestra madre le planteaba y luego se desencadenaba una discusión. A veces, ambas terminaban enfadadas y se marchaban. Mi enfoque era mantener la calma y si mi madre comenzaba a gritar que la lechuga que compré en la tienda no estaba buena, yo simplemente decía algo como “Oh, la próxima vez intentaré hacerlo mejor”. (Por supuesto, mi hermana pasó años ayudando a mi madre, así que entiendo completamente su frustración).
  • Ten paciencia. Esto probablemente va sin decirlo, pero es muy importante que entiendas que si tu padre o madre tiene demencia, no tienen un control total sobre lo que dicen y/o hacen. Por lo tanto, ten paciencia y perdona sus palabras y acciones.
  • Escucha lo que dice tu padre o madre mayor. La demencia a veces hace que quienes la padecen sean muy introspectivos. Si empiezan a hablar sobre su madre o padre, participa en esa conversación. Haz preguntas simples como “¿Tu madre cocinaba bien?” o “¿A tu padre le gustaba su trabajo?”
  • Sumérgete en SU conversación. Si tu padre o madre mayor comienza a hablar sobre amigos y familiares que han fallecido, pasar tiempo con ellos viendo un álbum de fotos y reviviendo los recuerdos de todas esas personas puede ser algo muy positivo para hacer en ese momento.
  • Evita situaciones que generen agitación. Averigua qué situaciones específicas provocan un comportamiento negativo. Cuando cuidaba a mi madre, noté que siempre empeoraba después de ver las noticias nocturnas. Supuse que lo que veía y escuchaba en la televisión la asustaba y la irritaba (¿quién no se irrita con las noticias en estos días?). Así que comenzamos a ver películas en ese horario y su actitud mejoró.
  • Sé lo flexible que puedas. Por supuesto, si tu padre o madre tiene una cita médica, no hay mucha flexibilidad ahí, tienes que ir. Pero si habías planeado ir al supermercado y tu padre o madre está “de mal humor” y se niega a vestirse o salir, entonces cambia tus planes. O mejor aún, comienza a hacer planes con alguien para que venga a la casa cada semana y así puedas hacer la compra ese día.
  • Divide las tareas en componentes más pequeños. Si tu padre o madre mayor tiene dificultades para vestirse por la mañana, puede ser útil descomponer la tarea en tareas más pequeñas. Por ejemplo, podrías empezar poniéndoles los calcetines y los zapatos. Luego podrían desayunar. Después, podrían cambiar su camisón por un vestido o simplemente cambiar la parte de arriba y dejar puestos los pantalones de pijama y cambiarlos más tarde. Es una forma más larga de lograr el objetivo, pero si reduce la agitación en tu padre o madre, vale la pena.
  • La música calmante ayuda. A mi madre le encantaban las óperas italianas y eso parecía casi siempre ponerla de buen humor. Cuando llegaba el momento de hacer algo que realmente no quería hacer, como ducharse o tomar su medicación, poner esa música durante unos 30 minutos antes de la tarea parecía ayudar mucho.
  • Grupos de apoyo para cuidadores. Lo que casi TODOS los cuidadores hacen es descuidar su propia salud y bienestar. Es muy importante encontrar alguna manera de liberar tus emociones negativas. Por lo tanto, te insto firmemente a evitar caer en esa trampa. Busca ayuda en un grupo de apoyo en tu área, no te arrepentirás. Los necesitarás cada vez más a medida que tus padres envejezcan.

Al final del día, lo realmente importante al tratar con adultos mayores que padecen demencia es reconocer el hecho de que a veces lo que parece un comportamiento poco cooperativo es realmente TÚ forzándolos a hacer algo que no están dispuestos a hacer o que no entienden cómo hacer.

Sabes, la mayoría de los terapeutas (físicos, ocupacionales y del habla) te dirán que cuando se trata de trabajar con pacientes en rehabilitación, al menos el 50% del trabajo también implica trabajar con la familia y los cuidadores.

¡Parece que la rehabilitación es realmente para todos los involucrados!

Cómo lograr que los padres ancianos acepten ayuda

Es un acto difícil de equilibrar cuidar de los padres ancianos mientras también mantienes tu propio trabajo.

No siempre es fácil encontrar tiempo para todo, y es posible que te preocupe que pedirles que acepten ayuda solo empeore las cosas.

Pero existen formas de lograr que los padres ancianos acepten ayuda sin sentir que están perdiendo el control sobre su independencia o dignidad.

¿Cómo lidiaron mis hermanos y yo con nuestra madre anciana y difícil que a menudo rechazaba la ayuda de cualquiera?

Aquí tienes algunos consejos sobre cómo ayudar a padres ancianos que no quieren ayuda.

Las 4 estrategias que utilizamos en nuestra familia fueron:

  • Establecimos las bases desde el principio al hablar entre nosotros (y con nuestra madre) sobre las opciones que podríamos usar a medida que nuestra madre envejecía.
  • Involucramos a nuestra madre en tantas discusiones y procesos de toma de decisiones como fue posible. Le dimos un sentido de control total sobre sus tareas diarias.
  • La acompañamos a cualquier nuevo médico, terapia, actividad, etc. para ayudar a aliviar su temor a hacer algo nuevo.
  • Aceptamos el hecho de que no podíamos cambiarla y que en última instancia era su decisión, su vida.

Escribí más detalles sobre estas 4 estrategias en mi artículo “Qué Hacer Cuando Tu Padre Anciano Rechaza la Ayuda“.

Algunos consejos adicionales que puedo darte sobre cómo lograr que los padres ancianos acepten ayuda son…

  • Mantén la calma, no discutas con ellos si están rechazando tu ayuda. Una vez más, no está en tu control. Si están en pleno uso de sus facultades mentales y tienen una salud bastante buena, definitivamente no está en tu control. Son adultos y debes tratarlos como tal, incluso si crees que no están tomando la decisión correcta en una determinada situación.
  • Sé pragmático: haz lo posible por mantener las emociones fuera de la situación. Si se niegan a recibir ayuda para cuidar el hogar, no discutas con ellos, pero intenta apelar a lo que es importante para ellos. Por ejemplo: si a tu madre mayor le gusta tener un hogar limpio, presenta la idea de contratar a alguien para hacer una limpieza profunda una vez al mes.
  • Escucha a tus padres: Si puedes entender POR QUÉ están rechazando la ayuda, podrás trabajar con ellos. ¿Tienen miedo de mudarse a una residencia asistida? ¿Temen no poder tomar sus propias decisiones? ¿Para ellos, aceptar ayuda es un signo de debilidad? Sentir enojo y miedo es una respuesta muy común en este tipo de situaciones. A veces, obtener ayuda profesional y usar un consejero externo para hablarlo con tus padres puede ser útil. Los trabajadores sociales pueden ser de gran ayuda en estas situaciones.
  • La autoridad ayuda en ocasiones: algunos adultos mayores escucharán a una figura de autoridad por encima de los miembros de su familia. Por lo tanto, que un médico, enfermero, trabajador social o incluso un administrador de cuidados geriátricos hable con tus padres podría ser útil.
  • No te culpes a ti mismo: en serio, no te castigues ni te sientas culpable por no poder cuidar mejor de tus padres. Estás haciendo lo mejor que puedes en una situación difícil. Acepta eso. Ayúdalos según sea necesario, pero ten en cuenta que es posible que no (probablemente no) escuchen tus consejos, por lo que tendrás que ayudarlos en ocasiones. Es simplemente parte del proceso.

Afrontémoslo: envejecer no es para los débiles de corazón. Se necesita fuerza y valentía para envejecer, y para muchos adultos, es abrumador y difícil.

Así que, si tus padres parecen tercos y poco cooperativos, trata de entender qué está causando eso.

¿Están siendo “más de lo mismo” que siempre han sido? ¿Están lidiando con demencia u otros problemas cognitivos? ¿Están deprimidos o enojados por su situación?

Saber y comprender cuál podría ser la causa o causas te ayudará a aceptar a tus padres tal como son. Con suerte, esto también te brindará algo de paz mental y te ayudará a darte cuenta de que estás haciendo todo lo que puedes.

A su vez, esto puede contribuir a brindarles a ellos y a ti una maravillosa calidad de vida. Entonces, simplemente puedes hacer lo mejor que puedas para cuidarlos.

Todos queremos ese escenario ideal.

Skip to content