Menu Close

Cómo ayudar a los ancianos a caminar

Caminar es algo que hacemos todos los días y todos lo damos por sentado. Solo cuando ya no puedes caminar tan bien, como con la edad, te das cuenta del regalo que es.

Es posible que esté lidiando con un padre anciano o otra persona mayor que tiene dificultades para mantener su movilidad. ¿Cómo pueden ayudarlos a caminar?

Para ayudar a los ancianos a caminar, asegúrese de hacer lo siguiente:

  • Consígale la ayuda adecuada para que ellos puedan caminar
  • Ayúdalos a fortalecerse y trabajar en su equilibrio.
  • Asegúrese de que estén siguiendo una dieta saludable
  • Vaya con ellos cuando caminan, apoyando sus manos en su hombro o cintura en su lado más débil.

En este artículo, vamos a elaborar estos consejos, explicando la importancia de cada uno en detalle. También cubriremos una variedad de ayudas para caminar, incluidos bastones, bastones cuádruples y andadores.

Si están considerando qué ayuda necesita su persona mayor para caminar, cuando termine de leer van a estar bien informados.

4 consejos para ayudar a las personas mayores a caminar

Muchas personas mayores evitan hacer largas caminatas por temor a que no puedan completarlas, pero si en la “caminata” encuentran varios  lugares para sentarse y descansar para hacer una pausa por un ratito, la caminata les será más fácil, a salvo de cualquier otra condición de salud. 

A medida que disminuye la capacidad funcional, caminar largas distancias puede convertirse en una tarea más difícil y aterradora. En tal caso, sigue siendo importante continuar recorriendo largas distancias caminando, incluso con ayudas para caminar o haciendo pausas para descansar, asi manteniendo movilidad al aire libre.

ScienceDaily.com

Aquí tenemos nuestros 4 consejos sobre cómo puede ayudar a su ser querido mayor a caminar usando el dispositivo de movilidad de su elección.

1. Elija la ayuda adecuada para caminar

En primer lugar, no se puede pretender que una persona mayor con problemas de movilidad camine sin ningún tipo de ayuda.

Sí, a veces esa ayuda significa su presencia física, pero ¿y si no está ahí para ayudarlos?

Con la ayuda adecuada, su persona mayor puede sentirse relativamente seguro de que puede moverse.

Hablaremos más sobre las ayudas para caminar más adelante en este artículo, así que asegúrese de seguir leyendo, ya que no querrá perdérselo.

Por ahora, diremos que hay una variedad de ayudas para caminar con diferentes funciones.

Recomendamos comparar uno con el otro y luego determinar cuál se adapta mejor a las necesidades de movilidad de su adulto mayor.

2. Involucrar a la persona mayor a participar en entrenamiento de fuerza y equilibrio

Lo peor que le puede pasar a su anciano cuando camina solo es una caída, ¿verdad?

Especialmente porque, como recordará leyendo otros artículos en este blog sobre prevención de caídas, las personas mayores que se caen una vez tienen más posibilidades de volver a hacerlo.

Una persona mayor con un núcleo fuerte y un buen equilibrio se sentirá más estable sobre sus pies, lo que reducirá las posibilidades de caída. Tanto el entrenamiento de fuerza como el de equilibrio les pueden ayudar.

Esto puede significar que su anciano entrene con un entrenador personal o haga ejercicio en una instalación como un gimnasio, al menos tres veces por semana para aumentar su fuerza.

Otra opción es consultar con un fisioterapeuta geriátrico.

Uno de los beneficios de la fisioterapia para las personas mayores es que el terapeuta puede diseñar un plan de ejercicios adaptado a la fuerza y las habilidades del individuo.

Para el entrenamiento del equilibrio, es fundamental concentrarse en las caderas, los glúteos, la espalda y los músculos centrales.

Su mayor puede hacer una gran cantidad de ejercicios en casa para trabajar y refinar su equilibrio.

Estos incluyen levantamientos de piernas traseras, levantamientos de piernas laterales y equilibrio de pies, en los que dependen de un pie para mantener el equilibrio.

Con un marco más musculoso y un núcleo más apretado, su mayor tendrá una mayor flexibilidad.

A su vez, puede que les resulte más fácil caminar.

Como mínimo, estarán en una mejor posición para caminar por sí mismos que alguien que no se dedica al entrenamiento de fuerza y equilibrio.

3. Mantenga una dieta nutritiva

De acuerdo con su salud, su mayor también debe cuidar su dieta.

El sobrepeso no solo aumenta las posibilidades de contraer algunos tipos de cáncer, enfermedades cardíacas y diabetes, sino que también dificultad para caminar.

Imagina caminar con tu peso normal. Ahora, imagine cargando una pelota de 50 libras y tratando de caminar. No es tan fácil, ¿verdad?

Tampoco pueden dejar la pelota, porque la “pelota” es parte de ti. Esa es la dificultad que enfrenta su adulto mayor al caminar si tiene sobrepeso, especialmente si es obeso.

Al eliminar la comida chatarra y las bebidas llenas de azúcar, su persona mayor puede perder algunos kilos sin realmente intentarlo.

La combinación de comidas más nutritivas y saludables y ejercicio regular, debería perder más peso.

4. Camine con los ancianos, favoreciendo el lado más débil

También puede optar por caminar con su adulto mayor cuando pueda. Si se siente inestable caminando, puede sujetar su cuerpo mientras se enfoca en el lado que sea más débil.

Si solo necesita un poco de ayuda, tome suavemente el brazo de la persona mayor o pídale que sostenga el suyo.

Si necesita mucha ayuda, agarre su cinturón, o para una mejor estabilidad, use un cinturón de marcha como este en Amazon.

Consulte los precios


Para usar un cinturón de seguridad:

  • Sujétalo alrededor de la cintura de la persona.
  • Asegúrese de que esté ajustado, con suficiente espacio para que pueda deslizar los dedos debajo de él.
  • Sostenga a la persona por el cinturón de march en su cintura (no por los hombros o los brazos)
  • Guíalos usando los músculos de las piernas o los brazos. No uses los músculos de la espalda o podrías lastimarte.

A nuestro OT le gusta este tipo particular de cinturones de marcha porque son lo bien anchos así que si el usuario tropezara o se cayera, pueden agarrar y tirarlos del cinturón sin lastimarlos.

Si su anciano insiste en caminar sin nadie que lo guíe, entonces no querrá dejar que vaya demasiado adelante. Manténgase cerca de su lado para vigilarlos.

Si parece que vacila o se ve incómodo, ofrécele tomar un descanso o caminar con él.

Ayudas para caminar para ancianos

Como mencionamos anteriormente, las ayudas para caminar pueden hacer una gran diferencia en la movilidad de las personas mayores.

Es posible que puedan caminar más largas distancias o simplemente sentirse más estables cuando están de pie.

Sin embargo, no todas las ayudas para caminar son iguales, por lo que pensamos que ahora vamos a hablar sobre los diferentes tipos.

1. Bastones

En primer lugar, tenemos el bastón clásico.

Si bien todos pueden parecer iguales para los que no los conocen, ese no es el caso.

Puede seleccionar entre tres tipos de bastones para su adulto mayor: bastones compensados, bastones de múltiples puntas y bastones estándar.

Hablaremos más sobre los bastones de múltiple puntas o cuádruples en la siguiente sección, así que por ahora nos vamos a concentrar en los bastones estándar y de compensación.

Los bastones estándar tienen forma de gancho y una punta inferior.

La punta proporciona soporte ya que se conecta con el suelo.

Consulte los precios


El inconveniente de los bastones estándar es que, por lo general, no son ajustables y un bastón debe tener la altura adecuada para el usuario o podría lesionarse la espalda o el hombro.

Para elegir la altura correcta, haga que el adulto mayor se pare con los brazos sueltos a los costados mientras usa sus zapatos normales para caminar.

Mida desde el piso hasta el pliegue de la muñeca, donde la muñeca se flexiona (los bastones son

Lea más: ¿Qué altura debe tener un bastón?

Los bastones de mangos compensados, como su nombre indica, compensan el peso de una persona mayor, distribuyéndolo más hacia el bastón.

Consulte los precios


El eje del bastón soporta la mayor parte del peso mientras su anciano camina.

Generalmente, los bastones de mangos compensados son ajustables a la altura correcta para las necesidades de las personas mayores.

Los mangos de caña también son únicos.

Su anciano podría preferir un bastón de pulgar, que tiene un mango en forma de Y con ranuras para agarrar.

Los mangos Fischer, adecuados para personas con síndrome del túnel carpiano y artritis, coinciden con el contorno de la palma para usarlo cómodamente por horas.

Los mangos Fritz, ideales para personas mayores con artritis, tienen un agarre especializado y una forma que se siente bien para los dedos rígidos.

Algunos bastones vienen con asientos para que la persona mayor pueda detenerse y descansar sin importar por dónde vaya. Estos bastones tienen tres patas con un asiento plegable adjunto.

Consulte los precios


El inconveniente de estos bastones es que son difíciles de manejar y podrían enredarse fácilmente en los pies de la persona, provocando una caída.

Además, la persona mayor que usa una debe tener buen equilibrio porque el asiento es como una perca (algunas personas se montan a horcajadas sobre el asiento); no es tan estable como una silla de cuatro patas.

¡Para seguridad por la noche, su mayor puede incluso obtener un bastón de aleación de aluminio con una luz en el mango!

2. Bastones cuádruples

Le dijimos que íbamos a volver a los bastones cuádruples, y aquí estamos.

Los bastones cuádruples funcionan mejor para pacientes de edad avanzada que han tenido o tienen vértigo, parálisis parcial, hemiplejia o accidente cerebrovascular.

La base de un bastón cuádruple tiene cuatro patas para mejor estabilidad al caminar.

Cada pata tiene puntas y las puntas están dispuestas en forma de K o X para mejorar aún más su estabilidad.

Consulte los precios


Puede optar por obtener un bastón cuádruple para su anciano con una base más grande o más pequeña.

Cuanto más grande es el bastón, más estable suele ser, pero estas bases grandes pueden ser difíciles de manejar, así que téngalo en cuenta.

3. Andadores

Además de los bastones, puede probar un andador para su padre anciano o la persona mayor a la que cuida. Los andadores se recomiendan para personas con problemas de movilidad más graves.

Los andadores tienen un marco de metal que sube hasta la cintura de la persona mayor.

Consulte los precios


Por lo general, vienen en un tamaño, con una profundidad de aproximadamente 12 pulgadas.

Pero, para las personas mayores obesas, existen andadores bariátricos que tienen una mayor profundidad y pueden soportar hasta 500 libras.

La mayoría de los andadores se pueden ajustar, aumentando o disminuyendo la altura según sea necesario.

Al doblar los brazos para usar el andador, las personas mayores pueden mantener una circulación sanguínea adecuada.

Usar el andador puede resultar difícil para algunos, ya que la persona mayor tiene que levantar el andador y luego colocarlo en el suelo por cada paso que toma.

Eso puede ser agotador, especialmente para las personas mayores que no son muy activas físicamente. Dicho esto, algunos andadores vienen con ruedas para facilitar las maniobras.

4. Ayuda para caminar con andador rodante

Similar a los andadores, otra ayuda para caminar que quizás desee considerar para su persona mayor es el andador con ruedas.

Un tipo de andador rodante, estos andadores siempre tienen ruedas y frenos.

Consulte los precios


Los andadores con ruedas tampoco requieren que lo levanten al caminar como un andador tradicional, lo que los hace más fáciles de usar por diseño.

Un poco más grandes que la mayoría de los andadores, debe tenerse en cuenta que los andadores a veces pueden prohibir que una persona mayor camine por pasillos y entradas estrechas.

Por lo general, encontrará andadores que vienen con un asiento acolchado que se levanta para almacenarlo por debajo.

Su anciano puede usar este almacenamiento como un medio para guardar artículos como un bolso, una botella de agua o un suéter, o incluso llevar un pequeño tanque de oxígeno cuando camina.

Si no puede elegir entre un andador estándar y un andador con ruedas para su adulto mayor, hay otra opción.

Puede optar por comprar un andador rodante híbrido, estos tienen ruedas en las patas delanteras.

Si bien la persona mayor tiene que levantar el andador, también puede deslizarlo.

Conclusión

Si la persona mayor en su vida tiene dificultad para caminar, querrá estar allí para ayudarlo.

Esto puede comenzar con controlar su peso y ayudarlos a trabajar en su fuerza y ​​equilibrio.

También puede caminar al lado de la persona mayor para evitar caídas, sujetando su cuerpo si es necesario.

Las ayudas para caminar también son herramientas útiles. Desde bastones hasta andadores e incluso andadores rodantes, tiene muchas opciones.

Con estos ayudantes, si bien es posible que su adulto mayor no camine con la velocidad o el vigor como antes, pero tampoco necesita vivir una vida de completa inmovilidad.

Skip to content