Menu Close

Consejos de seguridad para adultos mayores en invierno

Los meses de invierno están aquí. A medida que las temperaturas bajan, luego se calientan y vuelven a enfriarse, ahora es un buen momento para repasar su seguridad invernal cuando cuida a una persona mayor.

Si bien es posible que no sienta mucho frío, la persona mayor se podrían sentir helados.

Para mantenerse protegido en climas fríos, aquí hay algunos consejos de seguridad para los adultos mayores durante el invierno:

  • Proporcionar elementos esenciales para la persona mayor y tratar de que no se quede sin ellos para que no tengan que ir de compras en condiciones climáticas adversas
  • Es importante elegir una estufa para calefacción adecuada
  • Asegúrese de que su persona mayor se vista para el clima, usando varias capas de ropa
  • Enséñele al anciano cómo caminar en condiciones de nieve o clima helado para evitar caídas, así como también cómo caer de la manera correcta para minimizar el daño.

¿Qué tan frío es demasiado frío para las personas mayores? ¿Los ancianos corren un riesgo elevado de salud en el clima frío? En este artículo, vamos a contestar estas preguntas y más.

También compartiremos más consejos para la seguridad invernal de las personas mayores durante este tiempo peligroso, ¡así que siga leyendo!

What You’ll Find In This Article

  1. ¿Cómo afecta el frío a las personas mayores?
  2. ¿Qué temperatura es demasiado peligrosa para las personas mayores?
  3. Lista de verificación de seguridad de invierno para personas mayores
  4. ¿Cómo se pueden prevenir las caídas de invierno?
  5. Consejos de bienestar de invierno para personas mayores
  6. Evite enfermedades como la gripe y los resfriados

¿Cómo afecta el frío a las personas mayores?

Si alguna vez se han preguntado cómo era que podías jugar afuera durante horas en la nieve cuando eran niños sin temblar, resulta que su edad tiene mucho que ver con eso.

Este artículo del New York Times señala que sus pies y manos pueden enfriarse más rápido a medida que envejece.

Dicho esto, demasiada sensibilidad al frío puede indicar una afección médica subyacente, como diabetes o hipertensión.

Esta es solo la punta del iceberg con respecto a lo que las personas mayores pueden experimentar en el invierno.

Una persona mayor también puede dormir con más frecuencia, o intentarlo, debido a la mayor oscuridad en la estación fría.

Si tienen artritis o otras condiciones que causan dolor crónico, entonces su dolor puede ser mayor en las estaciones de invierno en comparación con las épocas más cálidas del año.

Además, con menos calor corporal, los vasos sanguíneos de una persona mayor se contraen más, lo que podría impedir la oxigenación de su cuerpo.

Esto significa que existe un mayor riesgo de que una afección cardíaca preexistente empeore.

Aunque por lo general sólo se asocia la hipotermia con un clima al aire libre helado, es posible que las personas mayores pueden experimentar esta condición sin una caminata a través de temperaturas árticas.

De hecho, la hipotermia es una preocupación muy real durante el invierno.

Si alguno de los miembros mayores de su familia experimentan síntomas como confusión, habla lenta, dificultad para hablar, agotamiento y movimientos mucho más lentos, estos son signos de hipotermia.

Busque atención médica de inmediato.

¿Qué temperatura es demasiado peligrosa para las personas mayores?

A veces, las personas bajan la temperatura de su hogar para ahorrar en las facturas de calefacción.

Pero, ahora que sabe que una persona mayor es susceptible a la hipotermia, probablemente se esté preguntando qué tan frío, exactamente, es demasiado frío para las personas mayores.

Debajo de los 67 grados Fahrenheit puede ser muy frío. Un rango de 68 a 74 grados es mejor. La temperatura interior puede controlar la temperatura corporal de su persona mayor.

Su temperatura corporal debería ser entre 98,2 y 99,9 grados; sí, incluso ese rango más alto es normal.

Si la temperatura corporal de una persona mayor supera los 100 grados, debe prestar atención, ya que puede indicar que tienen fiebre.

Lista de verificación de seguridad de invierno para personas mayores

Una vez que haya establecido la temperatura adecuada para la casa de su ser querido mayor, su trabajo no termina ahí.

Aquí hay una lista de verificación de seguridad de invierno que debe seguir cada año cuando las temperaturas comienzan a bajar y los días se acortan:

Evite el uso de linternas, calentadores de gas o chimeneas

Una estufa de leña, linternas, calentadores de gas e incluso chimeneas pueden parecer fantásticas opciones de calefacción para el hogar de su persona mayor.

Si bien una chimenea puede presentar un riesgo de incendio bastante alto si no se mantiene adecuadamente.

Estas tres soluciones de calefacción pueden liberar monóxido de carbono a un nivel peligroso.

El envenenamiento por monóxido de carbono podría matar a una persona mayor (y a cualquier otra persona en el hogar).

Recuerde, el monóxido de carbono no tiene olor ni sabor, por lo que a menudo es imposible detectarlo hasta que es demasiado tarde.

Siempre debe haber un detector de monóxido de carbono que funcione en la casa de su adulto mayor.

Además, asegúrese de que el detector de monóxido de carbono tenga baterías nuevas a la primera señal de clima más frío. Esto también se aplica a cualquier otra época del año.

Nunca dejes que su botiquín o despensa se quede vacío

Si su persona mayor se queda sin algo esencial, como pan, leche o un medicamento para la artritis, entonces se sentirá inclinado a salir para comprarlos.

Aunque no haya nieve o hielo, el frío extremo del invierno puede hacer que salir de la casa sin supervisión sea potencialmente peligroso para la persona mayor.

Además, con menos luz del día, si la persona mayor tiene problemas para manejar de noche, manejar el auto se vuelve mucho más riesgoso.

Si es posible, es mucho mejor que revise el botiquín y la despensa de su anciano. Así si no necesitan algo, no tienen que correr el riesgo de agotarse.

Luego, siga reponiendo su suministro más o menos cada semana.

Tenga un plan de preparación para cortes de energía

Si sus padres mayores viven solos, siempre existe el riesgo de que el clima invernal provoque cortes de energía. ¿Qué harían en esa situación?

  • ¿Tienen una radio que funciona con baterías para que puedan obtener actualizaciones en una tormenta de invierno severa?
  • ¿Las linternas están accesibles y cargadas con baterías nuevas para que estén listas para usarlas cuando sea necesario?
  • ¿Tienen a mano baterías adicionales y suministros de emergencia de alimentos no perecederos?
  • ¿Su persona mayor sabe el número de su proveedor de energía para que pueda llamar o incluso enviar mensajes de texto para obtener actualizaciones?

Si no está seguro de la respuesta a alguna de estas preguntas, debe sentarse con su superior y crear un plan de preparación para cortes de energía.

Si bien usted o otra persona obviamente trataría de llegar a la persona mayor lo antes posible, a veces esto puede tomar algunas horas (o incluso días).

Eso es especialmente cierto si tienen que excavar después de una gran tormenta de nieve y conducir despacio en condiciones de carreteras heladas y nevadas.

Lo más importante es asegurarse de que su adulto mayor se mantenga abrigado de alguna manera.

Ya sea que se pongan un gorro abrigado, un abrigo grueso y capas adicionales de ropa o usen una manta o varias, hacer algo como esto debería permitirles atrapar más calor corporal y evitar la hipotermia.

Un calentador o estufa es su mejor opción de calefacción

Si bien los productos como los calentadores eléctricos para espacios de cerámica no liberan monóxido de carbono, siguen siendo un gran riesgo de incendio.

En cambio lo mejor es que su persona mayor tenga calefacción central a través de una estufa o calentador doméstico.

Un calentador central funciona a través del termostato y no requiere que la persona mayor se acerque demasiado a una fuente de calor.

Si su ser querido mayor no ha tenido mantenimiento en su calentador por un tiempo, llame a un técnico antes de que comience el invierno.

De esta manera, sabrá que su sistema de calefacción está listo para funcionar durante otra larga temporada de frío.

Usar capas

Recuerde que si ustedes no tienen mucho frío no significa que es lo mismo para su persona mayor.

Incluso si se quedan en la casa, asegúrese de que usen capas.

Una camiseta o una camisa de manga larga debajo de un suéter, así como algunos calzoncillos largos debajo de los pantalones, ayudarán a mantener a su persona mayor agradable y calentito. Siempre pueden quitar capas si tienen calor.

Si salen de la casa, su persona mayor debe usar ropa abrigada, que incluye:

  • un gorro para calentar la cabeza
  • un abrigo de invierno completo (asegúrese de que sea cálido y largo)
  • guantes o manoplas
  • una bufanda
  • calcetines calientes
  • y botas de invierno.

Mantenga un segundo juego de ropa de invierno en el automóvil

Durante una reciente ola de frío en mi ciudad, un paciente anciano vino a recibir atención dental.

Ella misma había conducido a la cita (vive sola) y entró en nuestra oficina con temperaturas de 34 grados, vestida nada más que con un suéter.

¿La razón? No se había dado cuenta de que hacía “tanto frío afuera” y no quería llegar tarde a su cita tomándose el tiempo de regresar a su apartamento para ponerse un abrigo.

Después de envolverla en mantas calientes, le hablé sobre los peligros de las bajas temperaturas para las personas mayores.

Prometió volver a casa inmediatamente después de su cita, en lugar de hacer los mandados previstos, y ponerse un abrigo, un sombrero y guantes.

También le recomendé que dejará un abrigo, guantes y gorro de repuesto en su automóvil, para que los tuviera si hacía más frío de lo que esperaba.

¡Y le aseguré que nunca me enojaría con ella si llegaba tarde porque estaba cuidando su salud!

¿Cómo se pueden prevenir las caídas de invierno?

Acabamos de escribir sobre algunos consejos simples para la prevención de caídas en invierno.

Si no vieron el artículo, es una buena idea echarle un vistazo, especialmente si viajan regularmente con su persona mayor en invierno.

Hay varias formas de evitar resbalones y caídas heladas de las que hablamos en este artículo.

Aquí hay un resumen:

  • Use el calzado adecuado: las personas mayores sólo deben salir afuera con botas o zapatos de invierno. Estos deben tener una suela de goma (nunca de cuero o otro material) con ranuras para agarrar el hielo y proporcionar una buena tracción.
  • Mantenga sus caminos y entradas de vehículos correctamente paleados: Al palear rápidamente, el hielo no puede formarse entre las crecientes capas de nieve y representar un posible peligro para caminar.
  • Aprenda a caminar sobre la nieve y el hielo: se llama andar o andar de pingüino, y aunque parezca un poco tonto, podría salvar su vida. Al caminar, los adultos mayores deben dar pasos de bebé mientras se inclinan hacia adelante. Sus brazos deben permanecer a sus costados, no metidos en los bolsillos de sus abrigos. El objetivo de caminar así es mantener el centro de gravedad más cerca de los pies.
  • Conozca la forma correcta de caerse: si una persona mayor se está cayendo sobre hielo, la forma en que lo maneja es importante. Deben tratar de doblar las rodillas para que la distancia de caída sea menor. Al cruzar los brazos sobre el pecho, el riesgo de fracturas es menor. Luego, la persona mayor debe bajar la barbilla y tratar de apuntar el cuerpo hacia un lado para que no caiga sobre la cabeza o la espalda.

Consejos de bienestar de invierno para personas mayores

El bienestar de su ser querido mayor es primordial en cualquier época del año, pero en el invierno hay ciertas amenazas a su felicidad que son peores que en otras estaciones.

Estos incluyen depresión, sentimientos de aislamiento, falta de ejercicio y enfermedades estacionales. Hablemos más sobre cómo combatir cada uno de estos ahora.

Esté atento a la depresión estacional

Si su mayor ya tiene depresión, podría empeorar en el invierno.

También puede notar que esta es la única época del año en la que su anciano parece triste. Si es así, entonces puede ser un trastorno afectivo estacional.

Los días más cortos y la falta de luz que viene con el invierno pueden hacer que mucha gente se sienta deprimida.

Si bien aumentar la ingesta de vitamina D a través de una vitamina o pasar tiempo al aire libre puede ayudar, nunca dude en llevar a una persona mayor al médico o a un profesional de la salud mental si está realmente preocupado.

Aislamiento social

Cuando todos estamos atrapados en casa debido a una tormenta de invierno, las personas mayores confinadas en casa pueden experimentar aún más soledad y sentimientos de aislamiento.

Asegúrese de llamar y verificar con la persona mayor en su vida diariamente, si es posible.

También puede considerar enseñarles cómo usar una aplicación de video como FaceTime o Skype, o regalarles algo como un Amazon Echo Show para que puedan hablar con sus seres queridos y amigos a través de videollamadas.

Promover el ejercicio

Si su ser querido mayor simplemente se queda sentado en lugar de levantarse y moverse, su depresión podría volverse más severa.

El ejercicio también es bueno para la salud física, así que asegúrese de que la persona se mantenga activa y mantenga su régimen de ejercicios durante el invierno.

Esto también puede prevenir el aumento de peso, lo que puede hacer que una persona mayor se sienta peor consigo misma.

Evite enfermedades como la gripe y los resfriados

Cuando el clima es más frío, los virus como el resfriado y la gripe se propagan desenfrenadamente.

Para reducir las posibilidades de enfermarse, las personas mayores siempre deben lavarse las manos antes de comer y después de salir.

También deben evitar tocarse la cara con las manos sucias.

También se recomienda encarecidamente una vacuna contra la gripe. De acuerdo con el Centers for Disease Control and Prevention (CDC), una vez que una persona cumpla 65 años, la tasa de desarrollar complicaciones por la gripe aumenta.

Debido a que estas complicaciones pueden ser mortales, las personas mayores deben seguir hábitos de salud durante todo el invierno.

Además, CDC dice que los adultos mayores de 50 años NO deben vacunarse contra la gripe nasal.

En su lugar, sólo deben vacunarse contra la influenza, y los mayores de 65 años deben recibir “las vacunas inactivadas de dosis alta y con adyuvante“.

Conclusión

El invierno trae consigo muchos riesgos para los adultos mayores.

No solo pueden resbalar y caer sobre hielo o nieve, sino que una persona mayor también puede desarrollar hipotermia, depresión estacional y complicaciones de la gripe.

Los consejos y la información de esta publicación son un excelente punto de partida para mantener a un ser querido anciano saludable, feliz y cómodo hasta que finalmente llegue la primavera.

Skip to content